Páginas
Terapia ortomolecular

Terapia ortomolecular

La medicina convencional trabaja en el ambiente (se construyen cloacas, se provee de agua potable, etc.) y con la enfermedad (los médicos indicamos “antibióticos, antiinflamatorios, antihipertensivos, etc.). Es decir, la medicina convencional actúa “anti” o en contra de la enfermedad. Por el contrario, la medicina ortomolecular actúa para estimular la potencialidad personal de cada individuo para vivir una vida al máximo de calidad. Es como un entrenamiento de alto rendimiento, pero no del deporte sino de su vida.

Terapia Ortomolecular en Valencia
El método actúa en forma progresiva, respetuosa y natural en cuatro ámbitos del paciente:

  • La actividad física (el movimiento como regulador de la “química cerebral y corporal”).
  • La nutrición (a través de un reordenamiento en la alimentación: recordemos que según los griegos “la primera farmacia es la cocina”).
  • Técnicas para controlar el estrés.
  • Medicamentos ortomoleculares que son reconstituyentes, verdaderos y poderosos nutrientes celulares en base a péptidos, enzimas y oligoelementos capaces de recuperar las funciones y regenerar el organismo por completo.


LOS BENEFICIOS

La Organización Mundial de la Salud no sólo la reconoce como un sistema médico apto, válido y lógico para prevenir sino para curar enfermedades, para aumentar bienestar y calidad de vida en personas sanas o pacientes con: diabetes, sobrepeso, trastornos cardiovasculares, enfermedades autoinmunes, neurológicas, psicosomáticas, osteoarticulares, renales, trastornos estéticos, etc.
Este tipo de medicina no tiene contraindicación alguna, ya que no contienen elementos sintéticos, hormonas, ni produce efectos colaterales en las dosis conocidas y utilizadas. Puede realizarse en adultos y niños. Es sin dudas, un sistema médico seguro y confiable. La medicina ortomolecular tiene muchos beneficios, entre ellos: la depuración profunda del cuerpo, el aumento de la vitalidad en general, la flexibilidad y limpieza de arterias, aumento del sistema inmunológico (defensas), estimulación cerebral (atención, concentración y memoria), contribuye a la prevención de enfermedades y es coadyuvante en tratamientos de enfermedades ya establecidas.