Páginas
Bio Implantes con Plasmagel

Bio Implantes con Plasmagel

El plasma gel es una sustancia biológica que se obtiene del plasma sanguíneo del propio paciente. Forma parte de los rellenos autólogos, lo cual significa que no provoca rechazo por parte del organismo. Debido a que pertenece al propio paciente, es compatible y totalmente absorbible.

Los resultados que se obtienen son favorables porque se estimula la síntesis del colágeno y la elastina, dos aspectos que juegan un papel importante en la piel de las personas.

El uso del plasma no sólo centra su función en ser relleno que aporte volumen a las zonas a glúteos por ejemplo y mejore su apariencia y forma; sino que también es eficaz para otras zonas igualmente importantes, contribuyendo así al tratamiento de líneas de expresión, perfilado de labios y realce de pómulos por mencionar algunos.

¿Cómo es el procedimiento?

El Plasma gel es un relleno que ha revolucionado la medicina estética. Su reconocimiento se debe a que logra corregir aquellos signos del envejecimiento e irregularidades de la superficie de la piel.

El procedimiento que se lleva acabo es muy similar al relleno de transferencia de grasa.

Esta sustancia se obtiene de la sangre del propio paciente; la cual se procesa para separar el plasma y posteriormente se coloca en una máquina especializada que lo convierte en gel, con apariencia muy similar a la del tejido adiposo. Se requiere únicamente de anestesia local en la zona a tratar, en este caso los glúteos, para suministrarla mediante una inyección. Se aporta la sustancia hasta rellenar la zona y el efecto visible es casi inmediato.

La duración de este relleno se encuentra en torno a un año y se puede repetir varias veces hasta conseguir el tamaño deseado. Para preservar los efectos, se recomiendan tres sesiones con un espacio de dos a tres meses.

¿Qué tan seguro es el plasma gel?

A fin de descartar cualquier mínimo riesgo, el especialista se encargará previamente de realizar una evaluación de la piel del paciente.

Debido a que es una sustancia autóloga, no hay peligro ni riesgos de toxicidad. Así mismo, los efectos secundarios disminuyen, puesto que no genera reacción alérgica. Por el contrario, es una sustancia y técnica totalmente segura, siempre y cuando sea realizada por un profesional cualificado.